Organizador de papeles casero

Lo bueno de las tiendas especializadas como “Mi Tienda de Arte” o “Up&Scrap“, es que cuando haces un pedido de papel, te lo suelen enviar en cajas cuadradas un poco más grandes que el propio papel.

¿Y eso por qué es bueno?  Porque es difícil encontrar organizadores o carpetas dónde quepan papeles de 30.5 x 30.5 cm.

Por eso, con mi último pedido, pensé que sería una gran idea construir un organizador de papeles de scrap personalizado y con separadores.

¿Empezamos?

 

MATERIALES

1. Una caja cuadrada de al menos 32 x 32 cm, o en su defecto, cartón. (En el caso de no tener una caja adecuada, la única diferencia es que habrá que tomar medidas)

2. Cútter, tijeras, precinto transparente u otro adhesivo, cola blanca.

3. Bolígrafo, regla, recipiente con agua, brocha.

4. Papeles decorados.

 

PROCESO

 

1. Cortamos las solapas interiores y sobrantes de la caja. (Después de terminar el organizador, creo que igual es mejor dejarlas para darle fuerza a las paredes).  Colocamos la caja en vertical y por la parte estrecha, cortamos los lados superior y un lateral.

(Si se os desmonta la caja, es normal.  Sólo hay que tener claro que paredes son las que queremos)

En el caso de no tener una caja cuadrada, cortaremos el cartón para obtener las piezas: dos cuadrados de al menos 32 x 32 cm y dos rectángulos de 32 x 12 cm.  (La anchura en mi caso es 12 cm porque era el tamaño de la caja)

2. Cortamos un triángulo en la esquina superior de lo que serán las paredes, para darle forma de archivador.

Reforzamos y sujetamos bien con celo ancho o con adhesivo todas las aristas de la caja, para que no se nos abra más adelante.

3. Cubrimos con una capa de papel maché.  Para eso mezclamos la cola blanca con agua a partes iguales y aplicamos con la brocha sobre la caja mientras vamos poniendo tiras de papel. Cada tira también hay que cubrirla con brochazos de la mezcla.

(En mi caso particular, tenía la cola seca, pero lo suficientemente blanda como para intentar recuperarla.  Eché agua en un recipiente y luego la cola hasta que se diluyó, pero la mezcla quedó demasiado líquida y el cartón se deformó mucho por el exceso de agua.

Afortunadamente sólo había aplicado la técnica del papel maché por un lado, así que despegué todo el lateral y lo repetí con las solapas que había cortado al principio.  

La segunda vez, lo hice al revés. Eché la cola y fui aguando muy poco a poco hasta que me quedó una mezcla con la consistencia de una mayonesa algo líquida.  La apliqué sobre la caja y usé papeles decorados porque con el papel de cocina que había aplicado la primera vez, quedaba muy arrugado.)

Conforme se vaya secando, se aplica otra capa sólo de cola y agua.

 

4. Cuando esté seco del todo, decoramos con más papel y reforzamos con forro adhesivo.  Es importante hacerlo despacio para evitar burbujas. (Si se ha extendido bien la mezcla de cola y agua, en menos de una hora estará listo para decorar)

Por dentro también podéis hacer lo mismo.  Yo sólo le di con una capa de pintura acrílica blanca para tapar las imperfecciones.

(En mi caso, usé papeles decorados para la capa de papel maché porque creí que al secarse la cola, quedaría transparente.  Pero en realidad quedó con un efecto envejecido blanquecino. Por eso lo forré con más papel decorado.)

 

5. Medimos bien la parte interior de la caja para saber cuánto espacio necesitaremos para los separadores.  Es importante ser preciso para que luego encajen bien.

Una vez medido, cortamos tiras con los sobrantes de cartón, que serán la base de nuestros separadores.  La medida de ancho la haremos a nuestro gusto, sin superar la medida total interna y teniendo en cuenta el grosor de los laterales que pondremos para dar forma.

Para estos laterales cortamos dos trozos de cartón de la altura que deseemos y los pegamos uno a cada lado de las tiras.

(En la foto se ve la caja todavía sin forrar. Es porque al principio iba a hacer los separadores antes de reforzar el cartón con el papel maché.  Pero es mejor hacerlo después, porque aunque no esté muy líquida la mezcla de cola y agua, siempre se deforma un poco el cartón, así que las medidas pueden variar)

6. Decoramos los separadores con papeles y pegamos un tirador para que sea más cómodo de sacar.  Hay que usar un adhesivo fuerte para que el tirador aguante el peso que pongamos y la fuerza que hagamos.

(Como ya he dicho, las paredes del organizador se comban un poco con la mezcla de cola y agua, así que el último separador lo hice en forma triangular para poder encajarlo bien, ya que por el fondo se había inclinado hacia dentro.)

6. ¡Ya podemos llenarlo con nuestros papeles!

 

¿Os gusta?

Yo estoy encantada.  El tiempo me dirá si es práctico, pero me ha hecho muchísima ilusión hacerlo. Y de momento, me sirve, porque no tengo muchos papeles.

¡Feliz día!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Retos

CAS(E) this Sketch Anita y su mundo Up & Scrap Locas por el scrap
A %d blogueros les gusta esto: